separacion y divorcio

¿Cuál es la diferencia entre separación y divorcio?

Cuando un matrimonio decide poner fin a su vida en común, puede optar por dos procedimientos legales: la separación o el divorcio. Sin embargo, no siempre se tiene claro cuáles son las diferencias entre estas dos opciones. Desde nuestro despacho de abogados en Madrid Sánchez Pacios, queremos explicaros en qué consisten ambos procesos y aclarar en qué se diferencian desde el punto de vista legal.

Cuando hablamos de separación, nos referimos al reconocimiento legal del cese de la convivencia de ambos cónyuges. Para ello se ha de iniciar un proceso judicial que finalizará con la emisión de una sentencia por parte de un juez. Solo de esta forma la separación tendrá validez legal.

Es importante recalcar que la separación legal no equivale a la disolución del matrimonio. Aunque se finalice la convivencia, los cónyuges continuarán siendo, desde el punto de vista legal, marido y mujer y, por tanto, no podrán contraer matrimonio con otra persona.

En cuanto al proceso de divorcio, también es necesario pasar por un trámite judicial, y en este caso sí que se produce la disolución del vínculo matrimonial, una vez que se haya dictado la sentencia. Los ex cónyuges sí que podrán contraer matrimonio civil con otra persona. De hecho, si los ex cónyuges se arrepintiesen de haber llevado a cabo el divorcio y quisieran volver a figurar legalmente como “casados” tendrían que contraer matrimonio de nuevo.

Tanto en una separación como en un divorcio es necesario que hayan pasado tres meses desde que se contrajo matrimonio y no es requisito indispensable alegar ninguna causa para poder llevar a cabo cualquiera de los dos procesos. Además, en ambos casos se producirán cambios que afectan al patrimonio y situación personal de los cónyuges.

Por ejemplo, si hablamos de herencias, tanto en una separación legal como en un divorcio, se perderá el derecho a heredar en el caso de que uno de los cónyuges fallezca. Asimismo, y como especifica el artículo 102 del vigente código civil: “quedan revocados los consentimientos y poderes que cualquiera de los cónyuges hubiera otorgado al otro”.

Hacer efectiva una sentencia de separación o divorcio también implica la disolución del régimen de bienes gananciales, en el caso de que existiera, y será necesario establecer una regulación de la disolución del régimen económico (por ejemplo uso de la vivienda, uso de vehículos) y de las medidas paterno-filiales (custodia de los hijos, pensión de alimentos, mantenimiento, patria potestad, etc.) que puede establecerse de mutuo acuerdo o ser acordada por un juez.

Para ambos casos, siempre es recomendable recibir asesoramiento de abogados expertos en derecho de familia. En nuestro bufete de abogados en Madrid contamos con una sólida experiencia en este campo y un gran equipo de profesionales que podrá aconsejarle cuál es la mejor opción dependiendo de cada caso particular.