abogados herencias madrid

Las herencias solidarias en España

Nuestro equipo de abogados de herencias en Madrid recibe cada vez más personas que optan por disponer en su herencia la cesión de sus bienes a una Organización sin Ánimo de Lucro, lo que se conoce como herencia solidaria. No obstante, aunque el número de españoles que lleva a cabo esta práctica se ha multiplicado por tres durante la última década, todavía no se alcanzan cifras elevadas con respecto a otros países europeos.

Y es que, mientras que en Reino Unido o Francia cerca del 20% de los testamentarios donan parte de la herencia a una ONG, en España, la práctica del testamento solidario es menos habitual. Según un estudio realizado por Legado Solidario, una campaña en la que participan una veintena de organizaciones sin ánimo de lucro destinada a impulsar los testamentos solidarios, en 2005 se registraron 116 herencias a favor de las dieciocho ONG que formaron parte del estudio, número que aumentó hasta 316 en 2014, lo que supone un incremento del 172% en 10 años. Aunque los datos cuantitativos aún son escasos, Fundaciones y Organizaciones aplauden esta creciente tendencia y subrayan la significación de la solidaridad social durante la crisis, además de la importancia de las campañas de concienciación llevadas a cabo por las Organizaciones.

Lo cierto es que, según datos proporcionados por ACNUR, solo el 8% de los españoles realiza testamento y de éstos, apenas el 11% se plantea siquiera la posibilidad de realizar un testamento solidario.  Estos datos contrastan con otros países como Estados Unidos, donde el 40% de la población realiza testamento y un 20% destina parte de la herencia a una ONG.

Según el estudio realizado por Legado Solidario, el perfil del testamentario solidario en España es, en el 70% de los casos, el de mujer, soltera y sin descendencia, siendo Madrid, País Vasco y Andalucía las comunidades con mayor número de testamentos de este tipo.

En España, especialmente en el caso de personas con descendencia, existe escasa cultura de dejar por escrito las últimas voluntades mediante testamento, ya que, a diferencia de otros países, la legislación contempla quiénes son los herederos.